viernes, 14 de marzo de 2014

Testimonio. Julita Gomez Salas y su madre Julita Salas de Eguía.

Mi nombre es Julita Gomez Salas, tengo 62 años, me jubilé de maestra tras 41 años de servicio para cuidar de mi madre. Mi madre llevaba viviendo conmigo por su propia voluntad y la mía más de 10 años. 





"Mi madre, Doña Julita Salas de Eguía de 95 años de edad, en estos momentos se encuentra aislada de su entorno social".





"El acoso e intentos de callarme que estoy sufriendo son insoportables porque he denunciado las malas prácticas de esta Institución Pública y he pedido la revocación de la tutela de mi madre".




"Es muy urgente, pues mi madre, cuya custodia yo tenía, puede morir en ese aislamiento a la que la han sometido. Deseo dar a conocer la mala gestión y el abuso de poder que ejerce la Agencia para la Tutela de Adultos sobre sus tutelados, la indefensión de éstos y sus familiares". 

1 comentario:

  1. A muchos de sus tutelados los tienen sin dinero, sin calidad de vida, sin promocionar, sin vida social, tienen que ir a pedir limosma por los bares, coger chatarra por contenedores, con actividades marginales, meterse en la prostitución y por mercados negros. Ahora si logran tener un bien patrimonial cae en decomiso en favor de éstos mercenarios corruptos.

    ResponderEliminar